Junio 3, 2021
Lo que pasa en el sector
Contexto Inflacionario

Para el veterano consignatario Carlos Pujol, el cierre a las exportaciones de carne “es solo una excusa para no hablar de los problemas de fondo”

En palabras de Pujol, los políticos comienzan a mirar el sector ganadero sólo cuando hay inflación y suben los precios. Y nunca se utilizan los momentos de calma en el mercado ganadero como para generar políticas estables de largo plazo.

Fuente de la imagen: 
Bichos de Campo

Julia Luzuriaga.- ¿Por qué está cara la carne en la góndola? “Estamos en un país que permanentemente cae en crisis de inflación que cada vez son más graves y esa es una de las causas fundamentales”, explicó Carlos Pujol, presidente de la consignataria Gananor Pujol, en diálogo con Bichos de Campo.

 

En palabras de Pujol, los políticos comienzan a mirar el sector ganadero sólo cuando hay inflación y suben los precios. Y nunca se utilizan los momentos de calma en el mercado ganadero como para generar políticas estables de largo plazo.

 

“El Gobierno, del color que fuere, se preocupa más en justificar los males anteriores y lo buenos que van a ser, pero no en encontrar soluciones. Se expresan con más claridad en anuncios periodísticos que pegan. La búsqueda de votos hace necesario hacer algo y buscan soluciones que en definitiva no impactan de modo correcto”, argumentó Pujol.

 

“Lo que les afecta es el anuncio en el diario (de que subió la carne). Por eso pega tanto lo que pasa en el Mercado de Liniers, el cual con su transparencia marca las necesidades de un precio para satisfacer necesidades tanto de vendedores como de compradores. Entonces, si sube la carne es que sube la hacienda en Liniers y ahí empieza una persecución eterna de buscar soluciones que nunca llegan”, agregó.

 

Mirá la entrevista completa a Carlos Pujol:

 

Para el consignatario, la carne es una excusa para no hablar de los problemas de fondo. “Esto no es solo con la carne, porque sino caemos en el chiste viejo acerca de cuánto sale una pizza, que en realidad cuesta lo mismo que un kilo de carne. Siempre hay una excusa para no hablar de los temas de fondo, la carne, el fútbol, las divisiones políticas, pero la carne lo explicita mucho más grave porque toca un bolsillo y un sentimiento. La carne en Argentina no sólo es consumo, es sentimiento. Dicen que el consumo de la carne bajó y es real, pero también bajó el bolsillo de la gente. Está demostrado que cuando el ingreso de la gente está el consumo sube”, describió.

 

-De todos modos la carne está cara. ¿Qué solución le buscaría a esta discusión en torno a la suba de precios de la carne?

 

-Primero buscaría controlar la inflación generada por un desmedido gasto público en busca de un solo objetivo que es ganar las elecciones. Nos olvidamos que algo parecido pasa con el tomate o con la lechuga cuando sube su precio, y no es que no le alcanza la plata a la gente porque los productos estén caros sino porque no ganan en relación a la inflación que se viene desfasando. Es una carrera que nunca alcanzás y cuando esto perdura durante tantos años el margen para consumir es menor.

 

Por otra parte, el consignatario declaró que “para encontrar soluciones no hay que sentarse sólo con un sector. La cadena es amplia. No puede no estar el sector de la producción, de la exportación que es el 30% de la faena y el sector que maneja el consumo, porque está demostrado que regular la exportación no hace bajar el precio al consumo, lo que lo hace bajar son medidas efectivas para organizarlo de otra manera”.

 

“Esto es un revival, nada cambia y todo sigue igual. Esencialmente son cuestiones políticas y la política no entiende de razones; siempre mete la cola y está muy lejos de entender cómo funciona esto”, concluyó.

Fuente: 
Bichos de Campo
URL fuente: 
https://bichosdecampo.com/