Junio 6, 2019
Lo que pasa en el sector
Primarización

Aumentó en casi doce puntos la participación del poroto de soja sin procesar en la matriz exportadora argentina

En lo que va del presente ciclo comercial 2018/19 versus el anterior.

Fuente de la imagen: 
ValorSoja.com

En el presente ciclo 2018/19 el proceso de “primarización” del principal complejo agroindustrial argentino se está consolidando en beneficio de las fábricas aceiteras chinas.

 

Los exportadores declararon hasta el momento compromisos de ventas externas de poroto de soja 2018/19 por 4,27 millones de toneladas, mientras que la industria oleaginosa registró embarques programados de harina de soja por 11,7 millones de toneladas.

 

En el ciclo comercial 2017/18 las declaraciones de ventas de poroto constituyeron un 14,7% del volumen total embarcado (poroto + harina), mientras que en lo que va de la campaña 2018/19 esa proporción subió hasta alcanzar el 26,6%. Es decir: casi doce puntos más.

 

La segunda fase de la “guerra comercial” EE.UU.-China obliga a la nación asiática a recurrir exclusivamente al Mercosur para abastecerse de poroto de soja frente al nuevo bloqueo del poroto originado en EE.UU.

 

Esa es la razón por la cual el FOB de soja Paranaguá (Brasil) se encuentra actualmente casi 20 u$s/tonelada por arriba del FOB Golfo de México (EE.UU.). El FOB Rosario (Argentina), por su parte, se sitúa en un nivel similar al del Golfo de México, aunque en términos relativos está mucho más alto porque el poroto argentino cotiza –en condiciones normales de mercado– bastante por debajo debido a un menor contenido de proteína.

 

Evolución del precio FOB de la soja por origen en u$s/tonelada

 

En ese contexto, el FAS teórico de la soja Rosario disponible de las empresas 100% exportadoras de grano sin procesar –como es el caso de las filiales locales de ADM, CHS y Amaggi– es actualmente de 240,0 u$s/tonelada, mientras que el de la industria aceitera es de 241,9 u$s/tonelada, según datos de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

El hecho de que sea prácticamente equivalente exportar poroto sin procesar–cuya logística puede instrumentarse a través de una oficina comercial– que harina de soja (que requiere una inversión en fierros y un costo salarial significativo) compromete la competitividad del complejo industrial aceitero argentino.

 

 

Una de las alternativas que permitirían morigerar ese fenómeno es la habilitación por parte de China de la importación de harina de soja originada en la Argentina (que viene siendo requerida –en el marco de negociaciones bilaterales– por las autoridades argentinas a la nación asiática en el último año).

 

A comienzos de septiembre del año pasado, por medio del decreto 793/18, el gobierno argentino estableció para el poroto, aceite y harina de soja un derecho de exportación con una alícuota fija del 18,0%, a la cual se adicionó un factor variable del 4 pesos por cada dólar FOB. En cuanto al biodiesel (que en la Argentina se elabora con aceite de soja), a la alícuota fija del 15,0% también se le adicionó el factor móvil del 4×1.

 

Sin embargo, a la harina de trigo y de maíz, sémola, almidón, malta, pellets de girasol, aceite de maní, de maíz y de girasol –entre otros productos agroindustriales– se les aplicó una retención móvil de 3,0 pesos por dólar.

Fuente: 
ValorSoja.com
URL fuente: 
https://www.valorsoja.com/